lunes, 16 de octubre de 2017

Ojalá.

Ojalá haberte cogido de la mano para llevarte a mi casa. Ojalá poder caminar contigo por los caminos en los que transcurrieron mi infancia y mi adolescencia, enseñarte donde estudié y mis locales favoritos de la ciudad en la que no viví, pero como si hubiera vivido. Ojalá poder contarte mil cuentos y leyendas y que tus favoritos sean los de las meigas (por muy oscuros que sean) e ilustrarte respecto a mis ancestros, que también son los tuyos, mientras caminamos por los castros (a ver si con un poco de suerte te contagio mi amor por la arquitectura). Ojalá poder infundarte mi amor por la naturaleza y que, aunque no hables mi idioma, porque tampoco lo hablo yo (y la rabia que me da), lo entiendas y lo valores, y que te enamores de mi voz, puesto que dicen que hablo cantando. Me encantaría hacer todas estas cosas, pero me temo que alguien nos lo ha arrebatado. Nos han arrebatado el verde que contrasta con el azul, nuestra naturaleza autóctona, nuestra identidad. Nos han arrebatado el poco orgullo que teníamos (ese orgullo lejano de banderas y de himnos y cercano al orgullo de la belleza raramente mezclada con la humildad).
Pero también nos han otorgado algo. Valentía. Lucha. Compañerismo. Otra vez. La rabia que me dio no estar ahí y la impotencia que me dio ver como el fuego llegaba al lugar donde me había criado y vive mi familia no se puede explicar con palabras. Solo puede sentirse. Y vaya si se siente.
Hoy no es día de buscar culpables, sólo es un día de dolor y de luto. Parte de mí se murió ayer por la noche al ver como a alguien se le ocurrió la maravillosa idea de no sólo quemar montes, si no llegar a quemar edificios. Fue la noche del terror. La noche de la impotencia. La noche del miedo, el miedo más primitivo que uno se pueda imaginar. La noche en la que cada mensaje que llegaba e indicaba que alguien estaba bien quitaba un poquito la angustia del pecho.
No imagináis como duele la tierra propia cuando se está lejos.
Y que aún así sigas siendo el lugar más hermoso del mundo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario