domingo, 21 de enero de 2018

The End of the F***ing World

Iba a hacer una reseña el domingo que viene de todas las películas y series que me he visto/acabado este mes (que por desgracia este mes son muy poquitas), pero es que me he visto esta serie esta semana y en serio, no podía esperar ni podía no tener una entrada en mi blog para ella sola.
🎵 🎶 Play 🎶🎵

The End of the F***ing World fue lanzada por Netflix a principios de este mes. Yo me encontré con muy buenas críticas por las redes sociales y pensé que podía verme el capítulo piloto esa noche y si me gustaba ya la iría viendo. Error. Me vi casi todos los capítulos en una noche, y si no fuera por causas externas me la hubiera visto esa noche entera. Son 8 capítulos de 20 minutos cada uno, muy cortitos pero muy intensos, que te dejan con ganas de más. Básicamente dura lo mismo que una película un poco larga , pero me gusta que sea una serie, puesto que se hace mucho más amena.

Y ya después de todo este testamento os preguntaréis: ¿Y de que va? Pues la historia empieza repitiendo el cliché de "chico raro conoce a chica rara". Parece muy normal hasta que nos muestran que el chico raro lo que quiere es tener la suficiente confianza con alguien para asesinarlo y piensa que ligándose a una chica puede matarla, puesto que tiene ya la suficiente confianza con ella. En un principio, James, que así se llama el protagonista, no tiene problemas de ningún tipo, pues vive con su padre, una persona optimista y alegre, en una casa bonita en un barrio muy tranquilo. Sin embargo tiene un ansia psicópata que le lleva a matar animales continuamente.

Por su parte, Alyssa, la protagonista, me ganó desde el minuto uno en el que nos muestra una escena con ella rodeada de compañeras de clase en la que todas están absorbidas por el móvil. Una de ellas le manda un mensaje y Alyssa le responde diciéndole algo como "¿en serio? me mandas un mensaje cuando estoy delante tuya?" a lo que la chica le responde diciéndole que es gratis y Alyssa rompe el móvil. Al contrario que James, que parece no sentir nada nunca, Alyssa es una persona impulsiva, es borde y está enfadada con el mundo. Y no es para menos, puesto que en su caso si que nos muestran desde el principio porque es así. Al igual que James, vive en una casa muy cómoda en un barrio muy tranquilo, pero en su caso con su madre, su padrastro y sus hermanos gemelos bebés. El padrastro de Alyssa es un imbécil: controla por completo a la madre y a Alyssa la maltrata psicológicamente y la acosa sexualmente, aunque nunca llega a tener ningún contacto físico (ni violento ni sexual). La madre de Alyssa es testigo tanto del maltrato como de sus continuas insinuaciones, pero nunca hace nada por impedirlo. En una fiesta, en la que obligan a Alyssa a quedarse para que sirva los canapés, su padrastro le dice en la cocina que deje de ser tan borde (no así con estas palabras, claro), y le dice que es una molestia para todos, palabras de las que la madre está siendo testigo sin que ellos se den cuenta. Alyssa se cansa de todo y le dice a James que se fuguen. Y así empieza su aventura.
 

En este viaje cada dos por tres le suceden cosas de lo más extrañas y cómicas, que si tenéis un sentido del humor extraño como el mío os encantará. Todo sazonado con un toque muy indie, con una fotografía espectacular y con una banda sonora que le queda como anillo al dedo (hay un momento en que si sois fans de Chaplin podéis llegar a llorar de la risa como me pasó a mí). 

¿Y habrá segunda temporada? Pues no lo sé, pero yo espero que NO. Es algo que ya me pasó con Stranger Things, y es que creo que la primera temporada tuvo un cierre redondo y espero que a Netflix no se le pase por la cabeza hacer una segunda temporada porque de verdad, estirar historias buenas que ya son buenas siendo cortitas me parece desprestigiar a la propia historia, aparte de hacerla muy aburrida. Pero como no, el final queda demasiado abierto, así que creo que es una estrategia de marketing para que, si la historia tiene audiencia, seguir con ella (cosa a la que me opongo porque SPOILER SPOILER SPOILER para los que ya habéis visto la serie: me parece genial que acabe así: James, que es una persona que al principio no era capaz de sentir nada por nadie, que estaba obsesionado con matar (y que ya sabemos el porqué), gracias a Alyssa se vuelve todo lo contrario: una persona incapaz de matar (de matar sin ser defensa propia, claro) y que es capaz de querer a alguien tanto que da su vida por ella), aparte de que al fin se desbloquea sexualmente, puesto que al principio yo pensaba que era asexual y al final muestra algún deseo de mantener relaciones (sin llegar a ello). cierre del SPOILER SPOILER SPOILER. Aún así, como está basada en un cómic de tomo único no creo que haya una segunda temporada.

En fin, que para una tarde de aburrimiento total, o para ir viendo capítulos sueltos después de un duro día se la merece. Y por último deciros que por favor, si podéis, verla en versión original porque le da mil vueltas a la versión doblada.
Y hasta aquí la reseña de esta semana, espero que hayáis tenido un buen fin de semana.
Ah, y como nota final: por dios su banda sonora tiene la nueva canción de Graham Coxon: no, no puede ser más perfecta.